Imprimir

Historia: La unificación de Vietnam (1945-1975) I

Escrito por Víctor Rodríguez.

 

 

El fenómeno de la independencia y unificación de Vietnam se puede presentar como el fruto de un largo conflicto armado que atravesó distintas fases hasta completar su meta final. Dos guerras, la primera contra Francia (1946-1954), y la segunda contra los Estados Unidos (1961-1973), que concluyó en un enfrentamiento civil entre el Norte y el Sur (1973-1975). Desde 1946 hasta 1975 Vietnam fue escenario permanente de una violencia que por su extensión en el tiempo, y por los devastadores efectos sobre el espacio físico y su población, la convirtieron en un símbolo dentro de las luchas que las antiguas colonias emprendieron en pos de su liberación.

 

La guerra mantenida con Francia se puede definir como colonial e ideológica, ya que Francia no estaba dispuesta a permitir una brecha en su entramado colonial, justamente en la zona en que consideraba que había conseguido mayor implantación y de la que extraía pingües beneficios. El problema no ofrecía a la metrópoli otro enfoque que no supusiese el mantenimiento del papel preponderante de Francia en la zona, y de esta concepción nacieron proyectos como la Federación Indochina y la Unión Francesa, en los que se mantuvo la división territorial colonial, la autonomía quedó muy limitada en relaciones exteriores y defensa, y Cochinchina conservó un régimen de dominio especial.    

 

La República Democrática de Vietnam fue proclamada oficialmente por Ho Chi Minh el 2 de septiembre de 1945, pero como su gobierno provincial carecía de todos los atributos asociados normalmente al gobierno, no sería realista considerar esta fecha la de su organización efectiva. En esa época, la autoridad de Ho Chi Minh se extendía solamente sobre una pequeña parte de Tonkín, y aun esto último era discutido por los partidos nacionalistas. Sin embargo, en diciembre de 1946 fue Ho Chi Minh el que ordenó la iniciación de las hostilidades contra las fuerzas francesas, y fue seguido al campo tanto por los comunistas como por los nacionalistas. Hasta bien entrado el año 1949 la resistencia vietnamita se desarrolló bajo la forma de una coalición de los grupos –Vietminh-, pero, según Patrick J.Honey, “a medida que se aproximaba la victoria de Mao en China los comunistas cobraban audacia y procuraban imponer su propio control al movimiento”.1La resistencia vietnamita al restablecimiento del dominio francés había conquistado muchas simpatías en el orden internacional, y Francia, agotada por la II Guerra Mundial, afrontaba dificultades cada vez mayores para sostener a sus debilitadas fuerzas de Indochina. En realidad, existía la auténtica posibilidad de que los vietnamitas conquistaran sin ayuda la independencia del dominio francés. Pero, en el desarrollo de la guerra la ayuda china al Vietminh fue trascendental para la derrota francesa, esto supuso que el gobierno estadounidense colaborase con el bando francés. Como ha señalado A.J.Stockwell, la ayuda norteamericana –pese a su oposición a la permanencia de los imperios europeos tradicionales- se debía a un temor de la expansión del comunismo por Asia oriental.2Así que, la magnitud del conflicto, ante la ayuda estadounidense y china, se internacionalizó. China trasladó a Vietnam, consejeros militares, municiones, artillería, y medicinas, además el adiestramiento de las tropas vietnamitas se hacía en suelo chino. Los contactos con la Unión Soviética fueron mucho más reducidos, y su ayuda llegó al final de la guerra. Del mismo modo, el vietminh se introdujo en los territorios de Laos y Camboya extendiendo aún más el conflicto. Para motivar al campesinado los comunistas –vanguardia dentro del vietminh- decidieron ligar la cuestión nacional con la cuestión agraria.3

 

El día 8 de mayo de 1954, bajo la presidencia de Gran Bretaña y la Unión Soviética, tuvo lugar la Conferencia de Ginebra, para poner fin a la guerra de liberación de Vietnam. Participan, además de las dos potencias citadas, Estados Unidos, Francia, China, la República Democrática de Vietnam, Laos y Camboya. En Vietnam del Sur, Diem asume el gobierno con el apoyo de Estados Unidos, en consecuencia representó los intereses de esta potencia en la zona. Esta afirmación viene avalada por la confección del marco jurídico que legitimó su dominio en la zona, además la SEATO queda constituida el 8 de septiembre de 1954. El armisticio se firma el 20 de julio de 1954 y en él se estipulan, entre otros, las siguientes condiciones:

 
  • * Vietnam queda dividido por una línea de demarcación militar situada en el paralelo 17. Al norte del mismo han de reagruparse todas las tropas del Vietminh, mientras que al sur lo harán las tropas de Francia y de la Unión Francesa. Esta división tendría un carácter temporal, ya que se preveía la celebración de elecciones libres en 1956 para dar paso a la constitución de un gobierno democrático y a la posterior unificación.
  • * Se reconoce la independencia y el derecho a la unificación de Vietnam a nivel internacional.
  • * Francia debe proceder a la retirada total de sus tropas, con plazo hasta 1955. La zona se declara desmilitarizada.
  • * La península de Indochina queda dividida en los Estados de Laos, Camboya4, la República Democrática del Vietnam del Norte y la República de Vietnam.

 

Los acuerdos supusieron una cierta decepción para los países del área, pues dejaron en suspenso muchas de sus aspiraciones. Francia se comprometía a respetar, y hacer respetar, los acuerdos. La República de Vietnam estaba deseosa de reanudar sus relaciones con aquélla, a fin de equilibrar las que mantenía con China (toda la ayuda prestada por China en la guerra contra Francia no es “gratuita”, pues se cobra en control del país vietnamita, especialmente en el aspecto económico). Los Estados Unidos y su aliado, Vietnam del Sur, se limitaron a tomar nota de los acuerdos adoptados en la Conferencia de Ginebra, lo que más tarde será tomado como pretexto para el incumplimiento de los mismos y el comienzo de la intervención estadounidense en apoyo de Diem. La distinta interpretación que de los acuerdos se hace por los dos Estados en que ha sido dividido el país no es más que una manifestación de un fraccionamiento que alcanza cotas sociales más profundas. El régimen de Bao Dai, que pronto será de Diem, pasa a ser un instrumento añadido de la penetración de los Estados Unidos en esa zona del mundo. El gobierno estadounidense, en función de su nueva estrategia política, se sintió como único estado capacitado para defender los intereses de Occidente, allí donde podían verse enfrentados a regímenes comunistas, y el peligro de Vietnam era evidente. No dejará, sin embargo, sin una cobertura legal la asunción de esa tarea y la SEATO, en la que sólo tres países asiáticos son miembros de pleno derecho, se la ofrece. Francia ha sido sustituida por los Estados Unidos como potencia dominante, pero algo mucho más grave para su equilibrio interno se ha producido, si a comienzos de la guerra la necesidad de contar con apoyos políticos la había inducido a formalizar concesiones a los regímenes de Norodom Sihanouk y de Bao Dai, las colonias del Norte de África tienen en la derrota francesa de Vietnam un ejemplo de las posibilidades de independencia que se les ofrecen.

 

La primera consecuencia de la Conferencia de Ginebra fue el desmoronamiento del imperio colonial francés. En segundo lugar se podría afirmar la incorporación de Estados Unidos como potencia hegemónica en la zona, y cuya cobertura legal fue establecida por la SEATO. Las ayudas económicas prestadas a Francia durante la guerra y su decidida intervención en Corea habían revelado su interés político por la región. Por si faltaba algún dato para confirmar dicho interés, las reservas manifestadas ante los acuerdos y la negativa a firmar los documentos finales perfilaban ya a USA como valedor del régimen anticomunista establecido al sur del paralelo 17. En un tercer lugar se puede fijar la división del país en dos Estados con regímenes opuestos, si bien, esta cláusula era transitoria, la determinación de USA y el gobierno de Saigón era hacerla permanente. El sistema de relaciones internacionales dominado por la política de bloques y el establecimiento de la estrategia de “guerra fría” impedían poner en práctica un acuerdo político de conformidad con la redacción de los Acuerdos. La realización de unas elecciones democráticas en 1956, que muy probablemente hubiesen dado la victoria al Lao Dong era algo que los Estados Unidos no podían permitir. Y por último, se puede citar la insatisfacción experimentada en la República de Vietnam del Norte por el contenido de los acuerdos, en consecuencia se dispuso que  uno de cada quince combatientes del vietminh permaneciera en el sur, como instrumento para la realización de su objetivo unificador. La llegada de los “consejeros” y las armas norteamericanos evidenciaba la violación de la cláusula de neutralidad de la zona, pero las quejas vietnamitas fueron, hasta 1958, prácticamente inexistentes. Se hallaban embarcados en la reconstrucción de un país en guerra desde hacía 15 años.

 

La descolonización francesa había incubado los gérmenes de la posterior guerra vietnamita-estadounidense, es decir había internacionalizado el conflicto. Pero, llegados a este punto de este trabajo nos asaltan unas dudas que se explican dentro del contexto de la siguiente guerra de Vietnam: ¿Se consumó una verdadera descolonización de Vietnam? ¿Hasta qué punto no estaba sujeta ésta a las directrices chinas – soviéticas - estadounidenses? ¿Qué papel jugaba la lógica de la guerra fría en el posterior conflicto? Todos estos interrogantes y muchos más nos asaltan al pensar en la segunda guerra de Vietnam (1961-1975).

1 Patrick J.Honey, Vietnam del Norte en la encrucijada de Asia, Buenos Aires: Ediciones Marymar, 1967  p.53
2 A.J. Stockwell, “Southeast Asia in War and Peace: The End of European Colonial Empires” en NicholasTarling (ed), The Cambridge History of Southeast Asia, Cambridge University Press, 1999. pp 38-39.
3 Mª Teresa Largo,  La guerra de Vietnam, Madrid: Akal, 2002   p. 32.
4 En 1945, tras la ocupación japonesa, Norodom Sihanouk proclamó la independencia de Camboya. El reino de Camboya rompió sus vínculos con el viejo colonialismo europeo, en 1955, haciéndose de nuevo independiente. El gobierno camboyano se mantuvo en una posición de neutralismo positivo, recibiendo simultáneamente ayuda de Estados Unidos, Francia, URSS y China. Sihanouk renunció a la ayuda estadounidense en 1963 por considerar que Washigton seguía una política hostil a su país, y favorable a Tailandia, con la que desde 1950 sostuvo problemas fronterizos, al igual que con Vietnam. La tensión entre Camboya y los Estados Unidos fue aumentando a medida que se intensificaba la participación norteamericana en la guerra de Vietnam, hasta llegar a la ruptura de las relaciones diplomáticas entre ambos países. En 1966 Camboya reconoció a Vietnam del Norte. Por aquel entonces empezaron a organizarse los grupos procomunistas de los jemeres rojos. En 1970, Sihanouk fue derrocado por un golpe de Estado, organizado por la CIA, de signo militar y derechista, dirigido por el general Lon Nol. La creciente situación de crisis supuso una abigarrada oposición al régimen militar, que terminó cayendo debido a la lucha revolucionaria de los maoístas jemeres rojos. De este modo, se encumbró como primer ministro Pol Pot y Khieu Samphan como presidente. Los jemeres rojos de Pol Pot gobernaron el país desde 1975 a finales de 1978, implantando el terror entre la población y segando la vida de un millón de ciudadanos (uno de cada siete). Construida según el modelo del “gran salto adelante” de Mao, Pol Pot se imaginó una superversión de Camboya en la que se podría instalar el comunismo. Ver, Vicente Romero, Pol Pot, el último verdugo, Barcelona: Planeta, 1998. Este autor muestra –en un tono periodístico- el régimen sanguinario impuesto por Pol Pot, y las consecuencias sociales de la aplicación de un ortodoxo programa comunista –de vía moísta-. Aunque la obra no contiene el método histórico que se le ha de exigir, da una buena muestra de los niveles altísimos de represión y desestructuración de la nación camboyana. Del mismo modo, ver: Camboya: la construcción de la paz, Asociación para las Naciones Unidas de España, 1993